Acoplar con sentido el concepto de una obra y su traducción formal es, seguramente, uno de los asuntos más resbaladizos de la práctica artística. No existen metodologías para proceder con seguridad en esa etapa final de la construcción de una obra. Cuando el tema reviste un carácter socio-político e histórico y apela a una lectura en clave de restauración de justicia y empoderamiento de la ética - en su acepción más universal - es muy fácil incurrir en un comentario tautológico sobre, por ejemplo, la perversidad de las dictaduras.

     La inercia del ser humano es mostrar lo que no se puede nombrar en toda su profundidad, para reivindicar su existencia y convocar una lectura convergente – solidaria – con lo mostrado. La cercanía al panfleto, solo justificable en un ámbito temporal inmediato a los acontecimientos, y avalada por la imposibilidad de adoptar otro tipo de estrategia, es un riesgo que sobrevuela y se impone sobre la sincera voluntad del autor de posicionarse ideológicamente.

     Leonardo Wen supera ese obstáculo con solvencia, añadiendo densidad narrativa, prescindiendo de soluciones previsibles, generando desazón en el espectador mediante la demora de los resultados que se intuyen el video y ralentizando la banda sonora para dificultar la referencia de realidad que siempre aporta la sincronía de imagen y sonido. Un proyecto muy ambicioso, pues enuncia su voluntad de opinar sobre un periodo de infamia histórica, que Wen ha resuelto con excepcional madurez, apoyándose en la verosimilitud de las imágenes cinematográficas y evidenciando el poder de penetración que ostenta la imagen, aunque su estatus de realidad colisione sutilmente con la ficción.

Alejandro Castellote

 

 

 

 

ELDORADO, 2015
Proyección de vídeo sobre tela de seda
17m40s
Composición sonora: Rafaela Prestes